Deja que te cuente: Inseguridades

sábado, 30 de agosto de 2014

Inseguridades




Pero, ¿por qué me mira? Tendré algo en la cara. —Se mira con disimulo en el reflejo que le devuelve la pantalla del ordenador—. Nada. ¿Pero por qué me sigue mirando?, y esa risa… Además, su estúpida risa. Se burla de mi, seguro. Y ahora mi ojo, este maldito tic. Lo tengo que dominar. Controlar. No dejaré que lo vea. Voy al servicio. A la vuelta quizás se haya cansado de mirarme. —Camino a la salida, pasa por su lado y evita mirar—. Podría acabar con ella ahora mismo si quisiera, con mis propias manos. Apretar muy fuerte su cuello y terminar con sus miradas y esa impertinente risa. Eso haré, si. Acabaré con ella. La esperaré en silencio, a la salida y caeré sobre ella como su verdugo. ¡Eso haré!.

Pero, ¿por qué me mira? Me pone nerviosa y los nervios me hacen reír. No puedo evitar esta estúpida risa. Creo que lo ha notado. No deja de mirarme. —Se enrojece—. Mejor será seguir con mis cosas. No puedo evitar mirar, intento disimular pero sé que lo nota. Y ahora su ojo, ese parpadeo incesante. Se levanta. —Desvía su mirada—. ¿Sabrá que la primera vez que se lo noté, me sonrojé al creer que el guiño era para mí? —Cambia unos papeles de sitio, trata de disimular—. Cuando vuelva quizás se le haya pasado. ¿Y si le dijera algo?. Eso haré, sí. Pero no aquí, delante de todos. Esperaré a la salida. Allí le diré algo. ¡Eso haré!.

Al fin es la hora. No ha dejado de mirarme en todo el día. Saldré antes de que se vaya. Esperaré cerca de su coche. Así no se irá sin encontrarse conmigo.

Al fin es la hora. ¡Vaya! Parece que ya se ha ido. ¡No!. Está ahí, junto a mi coche. Mejor así, no querría tener que esperar hasta mañana para hablarle.

 Hola, ¿te puedo invitar a una copa?

Su sonrisa me bastó como repuesta.


©Patricia Duboy
Texto publicado en la edición impresa de Falsaria





2 comentarios:

  1. Patricia ¡hola!
    Te he buscado...te encontré...ya ves. Sin miradas ¿ o si?. Bonito micro, dices mucho con el. El tema de las miradas es algo que me encanta y bien es cierto que a veces se juega a confusión. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos volvemos a encontrar.
      Me alegra que te guste, a veces las miradas dicen mucho mas que las palabras y hasta las contradicen.
      Un beso

      Eliminar