Deja que te cuente: Donde

sábado, 24 de enero de 2015

Donde






Poco duraron las atenciones, 
el cuidar los detalles, 
tu piel suave y tu sonrisa al verme. 
Bastaron solo unos días para que la pasión se apagara, 
y volvieran esos momentos, 
en los que nada hacemos 
por encender este fuego, 
que la rutina convirtió en hielo. 
Donde quedaron esas ganas por sentirnos, 
por buscar un instante 
para quemarnos la piel. 
Donde los besos largos, 
las caricias que rozaban el alma, 
y las miradas de deseo 
que prendían nuestro interior. 
Donde quedaron esas largas charlas, 
porque siempre teníamos algo que contar. 
Donde, la impaciencia por tener que esperar para estar a tu lado. 
Donde, las miles de hormigas que recorrían mi cuerpo, 
cuando se acercaba el instante de ver tu sonrisa. 
Donde quedó ese tiempo frente al espejo, 
preguntándonos si le gustaré como me veo. 
Donde esas palabras dulces, 
que empezaban o terminaban cada frase.
Hoy, solo queda esa ventana abierta 
por donde escapo en busca de ese amor perdido, 
que una vez fue mío. 
Y que reconozco en otras miradas,
otras manos entrelazadas,
otros besos y caricias.
Hoy, te busqué como se busca al primer amor. 
Pero tu voz apagada, 
tu mirada que no me ve 
y el calor que escondes, 
acalló de nuevo esta pasión que no cesa de gritar dentro.
Hoy, te has ido de nuevo. 
Quizá mañana, nos volvamos a soñar.


©Patricia Duboy


No hay comentarios:

Publicar un comentario