Deja que te cuente: febrero 2015

viernes, 27 de febrero de 2015

Érase una vez...dice el cuento




Érase una vez… ¿conocéis el cuento?, de esa bella dama que dormida yacía,
sobre el lecho que sus guardianes prepararon un buen día.
Esperaban que el hechizo remitiera con el tiempo,
hacía tanto que permanecía en ese estado
que muy pocos esperaban el milagro.
Sin embargo, sus fieles guardianes de su cuerpo cuidaban,
al que por suerte, el calendario no afectaba.
Desde que callera en ese estado,
la vida alrededor pasaba de largo.
Más un día por casualidad,
un fornido joven pasó por el lugar.
Al escuchar el llanto del guardián,
la curiosidad le llevó a mirar.
Confundido por la escena,
preguntó que había pasado
y si podría ayudar.
Apesadumbrado contó el guardián,
que un malvado hechizo logró cambiar,
el destino de la joven que debía custodiar.
Pasaban días, meses, años y nada lograba alterar ni en lo más mínimo,
los efectos del descuido que la llevaría a dormir durante siglos.
Conmovido el joven galán, se acercó para admirar,
la belleza de la joven que dormía sin cesar.
Pero entonces, algo dentro le sucedió.
Algo, que nunca antes sintió.
El joven acarició su cabello,
y al roce de su piel creció el deseo.
Por la belleza de la chica atraído,
sus ojos la miraron con amor infinito.
Un impulso creció en su pecho y se acercó a su lecho.
Obnubilado no lo pudo evitar y sus labios se precipitó a besar.
Nadie pudo imaginar lo que después pasaría.
¡La dulce joven despertar parecía!,
la expectación en su guardián crecía.
La bella dama despacio se movía.
A su cuerpo agarrotado le cuesta despertar.
Las lágrimas asomaron en los ojos del guardián.
Una inmensa felicidad no pudo disimular.
El joven enamorado se acercó a su lado,
le tomó la mano y la volvió a besar.
En ese instante la bella chica se giró hacía un lado.
Y en un murmullo cansado, dijo sin pensar:
“Cinco minutitos más, Mamá”.



©Patricia Duboy

miércoles, 25 de febrero de 2015

Black Wolf Blogger Award

Hace unos días (demasiados en realidad, pero que poco pone el tiempo de su parte cuando más nos falta) nominaron mi blog para el Black Wolf Blogger Award. 



Con ese motivo dedico esta entrada. En primer lugar a agradecer a Erika Martin que en sus Anecdotas de secretaria y a Julia C que desde sus Palabras y latidos me han mencionado para dicho premio, que agradezco más de lo que a veces las palabras pueden expresar.
Cuando empecé con mi blog no llegué en ningún momento a imaginar hasta donde llegaría y menos aún que fuera motivo de premios que compañeros de letras otorgan y hacen de estos premios algo muy especial. Voy ahora a cumplir con los requisitos que se piden y que son:
Agradecer a quien te lo otorgó, 
Responder a 5 preguntas, 
Nominar a 10 blogs de tu agrado y 
Notificar las nominaciones.

1ª: ¿Cual fue el primer libro que leíste?
La verdad que el primero no lo recuerdo, pero si recuerdo el primero que más me llegó y es “Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato Luca de Tena. Luego de ese vinieron muchos que de alguna forma marcan tu manera de entender las cosas, pero ese fue el que inició el camino.
2ª: ¿Por qué escribes?
Fácil. Escribo porque lo necesito, me llena y me hace feliz.
3ª: ¿Tienes una musa o una inspiración?
Musas miles e inspirarme lo consiguen por suerte muchas cosas, aunque no siempre estén por la labor jeje. Si es necesario decir algo, diría el mar, su olor, su sonido su visión… todo preparado para sumergirte dentro y no volver a salir hasta un buen rato después.
4ª: ¿Cuál ha sido tu gran amor?
Mis grandes amores humanos, mis sobrinos sin duda y los no humanos mis perras, sin ánimo de copiar a nadie, pero es una relación tan especial y sincera la que tenemos que se hace fácil de entender que lo sean.
5ª: ¿Escribes lo que vives o vives lo que escribes?
Siempre he escuchado eso de que se debe escribir sobre lo que se conoce. Y en realidad escribo lo que me sale, a veces lo que vivo y otras no.

Bueno creo que además he cumplido con lo que Julia solicitaba desde su blog y así paso a nombrar a mis nominados:

Mundo y naturaleza. Mundo y naturaleza 
Maria del Socorro Duarte. Presentimientos
Mikel Beltran. Razones para sentir
Durosermon la pizarra del princpiante. Duro Sermon
Yolanda Rodriguez. Yolanda Rodriguez
Carlos Dearma. Carlos
Danna Merchan. Marchitos versos
Sergio Gharzza. Cuentos, historias
Ricardo Mazzoccone. Historias de Richard
Josue A. buenos consejos



Y como sabéis, aceptéis o no el premio, ahí os lo dejo. Sé que a alguno que nombro lo tienen pero si repiten por algo será. 

¡Enhorabuena a todos!

Nota: Añadir esta nota para agradecer a La Sílvia, que hace unos días me nominó para este premio desde su blog Siempre fui un poco rara 


martes, 17 de febrero de 2015

Y volver




Y vengo aquí, en busca de mi calma.
De esas palabras que duermen en mi interior
y van despertando perezosas.
Camino despacio,
hasta ese espacio de mi mundo.
Sin prisas por llegar.
Sé, que me espera paciente.
Sabe, que llegaré.
Y llegaré.
Y dejaré que pasen los minutos
 con mi corazón sumergido muy profundo,
donde encuentro el silencio
que siempre acompaña a la soledad.
Ese, que hoy necesito para cicatrizar dentro.
Otro pedazo que arrancarle a mi corazón y tirarlo lejos.
Allí, donde no pueda sentirlo.
Y mi mente viajará entre sueños otra vez dormidos.
Y el viento tratará de llevarse cada pensamiento,
que deseo fuera de mí.
Cada dolor, que atenaza mi corazón.
Y dejar otra vez mi corazón vacío,
con espacio suficiente,
para llenarlo de nuevo.
Y regreso aquí,
para ser todo cuanto quiera.
Porque son mis sueños quienes viajan sin rumbo.
Con las riendas sueltas y sin alforjas.
Allá, donde siempre, espera un mañana.
Y navegaré de nuevo por aguas turbulentas.
Hasta que los vientos,
me arrastren a ese puerto de eterna espera.
Entonces, izaré mis velas.
Atracaré, y olvidaré el largo viaje.



©Patricia Duboy

viernes, 13 de febrero de 2015

Una de dos




Tú y yo, somos dos.
Quizá mañana, solo una en la fusión.
De un encuentro, ilusión.
Sonrisas que pronto, guardo en mi interior.
Dos miradas que se cruzan.
Y todo, es silencio alrededor.
Tu mirada, es mi sonrisa.
Tu sonrisa, es mi sonrojo.
Mi sonrojo, es tu caricia
y se estremece mi corazón.
Sueños que durante el día,
escapan a tu encuentro.
Desvelos que en la noche,
queman si no te tengo.
Caricias de tus labios
que en mi piel se han grabado.
Suspiros que inconscientes
de mi alma se han fugado.
Y de la suma de nuestros encuentros,
dos miradas y una sola dirección.



©Patricia Duboy

lunes, 2 de febrero de 2015

Brandy






Puso todo el cuidado del que era capaz, en dejar todo bien limpio. Tal y como le habían encargado hacer. Otro "asunto" más del que sacará un buen dinero que esta vez no gastaría en putas y alcohol. Volvió a echar un vistazo y comprobar que no hubiera olvidado nada. Es una casa elegante, algo recargada para su gusto. "Estos muebles deben tener más de cien años", pensó. Detuvo su vista sobre un mueble bar en un rincón poco iluminado de la habitación. Abrió la única botella medio llena y se la acercó a la nariz. Se sirvió una copa y se dejó caer sobre un sillón de suave piel. "Buen brandy" murmuró, y volvió a servirse otra copa. Una vez la terminó, metió la copa vacía en la bolsa junto con todas sus cosas y cerró la cremallera. La cargó en el coche y volvió a la casa. Se aseguró de que el cadáver en la cama, se viera como si no hubiera despertado esa mañana. Siguiendo así, las indicaciones que había recibido en la llamada de la noche anterior. Un encargo fácil. No había señales de violencia, ni heridas en el cuerpo. No supo adivinar como la mataron. "Quien me dio el trabajo heredará una buena suma". Se dijo, y en ese instante, cayó al suelo. Y antes de que su corazón se detuviera, pensó: "!Joder¡, como he sido tan estúpido, la envenenaron con el brandy".


©Patricia Duboy