Deja que te cuente: Brandy

lunes, 2 de febrero de 2015

Brandy






Puso todo el cuidado del que era capaz, en dejar todo bien limpio. Tal y como le habían encargado hacer. Otro "asunto" más del que sacará un buen dinero que esta vez no gastaría en putas y alcohol. Volvió a echar un vistazo y comprobar que no hubiera olvidado nada. Es una casa elegante, algo recargada para su gusto. "Estos muebles deben tener más de cien años", pensó. Detuvo su vista sobre un mueble bar en un rincón poco iluminado de la habitación. Abrió la única botella medio llena y se la acercó a la nariz. Se sirvió una copa y se dejó caer sobre un sillón de suave piel. "Buen brandy" murmuró, y volvió a servirse otra copa. Una vez la terminó, metió la copa vacía en la bolsa junto con todas sus cosas y cerró la cremallera. La cargó en el coche y volvió a la casa. Se aseguró de que el cadáver en la cama, se viera como si no hubiera despertado esa mañana. Siguiendo así, las indicaciones que había recibido en la llamada de la noche anterior. Un encargo fácil. No había señales de violencia, ni heridas en el cuerpo. No supo adivinar como la mataron. "Quien me dio el trabajo heredará una buena suma". Se dijo, y en ese instante, cayó al suelo. Y antes de que su corazón se detuviera, pensó: "!Joder¡, como he sido tan estúpido, la envenenaron con el brandy".


©Patricia Duboy

No hay comentarios:

Publicar un comentario