Deja que te cuente: De todo un poco

viernes, 17 de julio de 2015

De todo un poco




En la vida aprendemos solo aquello que queremos aprender. De la misma forma que vemos, lo que queremos ver y oímos lo que queremos oír. Somos egoístas, no lo podemos negar. Si algo va a hipotecar nuestra comodidad, miramos para otro lado y así, el problema ya no existe. Y las razones se convierten en excusas.

Si algo está mal, no hacemos nada. Un poco que yo haga no lo va a cambiar todo. Pensamos. Pero un poco que cambiemos, es un poco que mejoramos. Y esto, no lo pensamos. Como tampoco pensamos que un poco de muchos, es todo, para muchos pocos. Y poco a poco, se puede mejorar todo.

Pero si todos nos ocupamos de un mismo poco, quedará aún mucho que nunca tendrá su poco. Si todos hacemos un poco de lo mucho, lo mucho llegará a ser poco. Si cada uno tomamos algo para hacer de un poco, habrá mucho menos por hacer en todo. Si hacemos todo poco a poco, quizá así, alguna vez, deje de ser mucho. Porque si todos luchamos un poco, la lucha acabará por fin para muchos.

Si teniendo un punto de apoyo, Arquímedes movería el mundo. ¿Qué nos impide cambiar un poco todo, teniendo el apoyo de muchos?


© Patricia Duboy

2 comentarios:

  1. En su conjunto, el texto me parece una llamada a la actitud responsable, un canto a la implicación. Y eso, Patricia, me gusta. Me gusta mucho.
    Saludos, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte por aquí y que te guste esa implicación que haría de éste, un mundo mucho mejor para todos. Gracias por tu tiempo Edgar. Besos

      Eliminar